HeadAndHeart

preload

BLOG & NEWS

HEAD&HEART.
3 AMIGAS, 3 CABEZAS Y 3 CORAZONES

MALPICA, EL MADRID MÁS CASTIZO EN EL CORAZÓN DE MALASAÑA

Apenas hace un año que Malpica abría sus puertas en pleno centro del madrileño barrio de Malasaña, calle Corredera Baja de San Pablo, 4, y hoy ya se ha convertido en un punto de encuentro imprescindible para disfrutones locales y foráneos. Y es que si pudiésemos definir este local con una sola palabra, esta sería AMOR; así lo hacen Marta y Antonio, los dos jóvenes emprendedores que decidieron lanzarse a la piscina y crear un espacio ecléctico en el cual casi todo es posible.

Malpica es un lugar para estar a gusto en cualquiera de sus tres zonas; el saloncito interior con sus cuatro mesitas de cuento, el área cercana a la barra, ideal para los más canallas y la parte de abajo, perfecta para celebrar eventos de lo más variopintos. Madera, una ventana mágica, un cactus vigía, adoquines de los de toda la vida, una calavera mexicana firmada por Head&Heart y una chimenea que cuenta historias… su decoración curiosa y cuidada hace que cada rincón de Malpica rebose encanto y buen gusto.

Pero, ¿qué podemos llevarnos a la boca en esta pintoresca taberna contemporánea? Comencemos por el aperitivo, cañas bien tiradas o vermú de diez acompañados del clásico pincho de tortilla como la haría tu abuela, y es que los mimos son la clave de esta tortilla que se deshace en la boca y que siempre te deja con ganas de más. También podemos compartir unas raciones de empanadillas criollas, burrata fresca con tomate y berenjenas fritas con miel para terminar con una tarta de queso digna de hacer babear a los más golosos.

Otra opción es apuntarse a su menú del día, con una relación calidad-precio inmejorable Malpica ofrece platos variados y elaborados: fajitas de verduras & tofu al curry, ensalada capresse de tomate mozarella & pesto, solomillo ibérico al cabrales acompañado de patatas fritas o gallo a la brasa con verduritas hervidas junto con una selección de postres tradicionales para los que es obligatorio dejar hueco: tarta tatín, brownie de chocolate o pastel de zanahoria.

En pocas palabras, Malpica derrocha encanto y buen hacer por los cuatro costados, así que toma nota y no dejes de visitarlo, porque una vez que lo hagas, nunca dejarás de hacerlo, porque uno siempre regresa a aquellos lugares en los que amó la vida.

¡Nos vemos en Malpica!

Reply comment